Tras un año OnePlus 2

Comencemos con una pequeña introducción, pero pequeña ¿vale?

OnePlus es una startup china surgida allá por el 2014, nació con la promesa de lanzar auténticos dispositivos de gama alta a precios imbatibles. Lo demostró con su primer terminal, OnePlus One, todo un tope de gama pero a la mitad de precio.

Esto como ya dijimos fue durante el 2014, y la cosa no fue mal para los chinos de OnePlus, entonces llegaría 2015 y como no, su continuación con el OnePlus Two.

Pues este último ha sido mi dispositivo personal desde agosto del 2015 y es del cual os voy a contar mi experiencia a lo largo de estos 12 meses.

Todo empezó muy mal

Si muy mal -realmente al llegarme el paquete desde una conocida tienda china y ver el empaquetado y el mimo que denotaba sus formas me lleve una grata sorpresa- porque llego con una room china y con alguna  aplicación preinstalada de dudoso origen.

Tuve que instalar la room oficial que descargue desde los foros de OnePlus, concretamente la Oxigen OS 2.0. Cierto es que la marca pone muy fácil la opción de instalar rooms en el terminal ya que el OnePlus Two llega de fábrica con el bootloader desbloqueado, pero no deja de ser una pequeña molestia para aquel usuario medio que desea desempaquetar la compra y comenzar su uso.

Pero aquí no acaba la tragedia china, además puntualicemos que con el OnePlus One la compañía había llegado a un acuerdo de colaboración con Cyanogen –conocida room en el mundillo- pero que para esta segunda generación no se mantuvo. OnePlus creó su propia room basada en Lollipop 5.1 llamada Oxigen OS 2.0.

 ¡Qué mal funcionaba!, tuvieron que llegar sendas actualizaciones para ir puliendo bugs, lag al abrir ciertas aplicaciones, gestión de la batería, funcionalidades para la cámara… y un largo etcétera. Finalmente todo esto cambio para bien con la llegada de Oxigen OS 3.0, con esta versión se dio el salto a Android Marshmallow 6.0.1 y por fin se solucionó todo. Es más sentí como si un nuevo terminal estuviera entre mis manos.

oneplus2.2Diseño, opiniones encontradas

Puede ser feo, no es metal, no es dorado, ni oro rosa. Pero a mí me gustó desde el primer momento. Todo tipo de opiniones, pero en su mayoría positivas. La carcasa con ese tacto rugoso como de si una lija se tratase puede no gustar pero es innegable su originalidad y lo atrevido de su propuesta. Destaco que es muy sobrio y elegante pero lo que más me ha gustado de su construcción es su durabilidad, he sido un manazas y ha tenido caídas que me harían sudar con otro dispositivo, pero el OnePlus Two ha sido un ladrillo. Vamos, que casi rompe el suelo.

Una bestia parda

Una máquina de matar. Con su última actualización, recordemos Oxigen OS 3.0, es el mejor rendimiento que he probado nunca, con sus 4GB de Ram y sus Snapdragon 810 octo núcleo a 2.0 Ghz ha podido con todo y ha gestionado la multitarea de manera espectacular. El cambiar de aplicación y con posterioridad volver a ella es un ejemplo de continuidad y de potencia, sobre todo el uso de los juegos más potentes de Android, incluso varios a la vez. Otro aspecto muy positivo es su batería y la gestión de la misma, me ha durado el día y medio incluso con un uso intenso y hoy tras un año, su capacidad no se ha visto mermada. Esto denota el uso de componentes de calidad y que pudiendo casi un año después mejorar su software la batería se comporta muy bien. No profundizare en la cámara porque no suelo darle mucho uso –y no es un apartado donde tenga un amplio conocimiento-, solo anecdótico. Pero mota un sensor de 13 megapíxeles con doble flash led y enfoque por láser con un excelente comportamiento en situaciones con mucha luz y  sin mucho alarde en su faceta nocturna, saliendo del paso. Los selfies serán hechos con una cámara delantera de 5 megapíxeles con gran angular.

Que se me olvida, la pantalla con un tamaño de 5.5 pulgadas y con una resolución FullHD tiene de los mejores brillo que en un panel tipo IPS he visto, como el IPhone 6 (600 nits), en exteriores es una delicia dando fin al tener que fruncir el ceño para ver lo que estamos escribiendo. La relación de pantalla/cuerpo está muy ajustada, no tanto como en un LG G3 pero tiene el tamaño adecuado para ser funcional.

onoeplus2.1¿Y ahora qué?

Pues a pesar de un comienzo difícil y la necesidad de esperar a unas actualizaciones, que en muchos casos no llegaron todo lo rápido que deberían, finalmente ha sido una de las mejores experiencias móviles que he disfrutado. Ahora puedo decir sin temor a equivocarme que la compra de un OnePlus 3 –que pronto os hablare de el- es casi obligatoria para un servidor.

Mi conclusión personal y es tan solo una teoría extraída de todo un año de uso. Es que tras perder el apoyo de Cyanogen y tener que afrontar un nuevo terminal, tanto en el hardware como el software, OnePlus ha debido adaptarse y mejorar durante todo este tiempo alcanzando la madurez a tiempo de sacar un OnePlus 3, que a tenor de las opiniones vertidas por gran cantidad de medios, redondo en sus aspectos –insisto que pronto tendréis una valoración-.

¿Me lo debo comprar?

Si y no.

  • Si, si lo encuentras bajo los 290 euros/dólares y si su aspecto físico te gusta o no te importa.
  • No, si supera ese precio y eres reacio a los diseños sobrios sin nada destacable.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s